En Castellano

La última evaluación de ABR en 2017:
¡mucho que  contar!

Los últimos meses han sido extremadamente completos para nuestro equipo, y hay tanto por lo que escribir, pero antes de comenzar a agregar todas las publicaciones a medias que están esperando ser publicadas, nuestra última historia de la temporada debe ser contada.

Esta tarde, cuando estábamos listos para llevar a cabo la última evaluación de ABR para 2017, el equipo estaba muy cansado después de muchas semanas de realizar cursos consecutivos, y en ningún caso estábamos preparados para una sorpresa tan sorprendente. Un joven de 25 años de Austria llamado Christian y que comenzó con ABR en marzo de 2017 condujo su silla de ruedas por la puerta de nuestra sala de seminarios en Reichenau a. re. Rax.

Conocíamos a Christian como un joven en general muy fusionado y rígido con solo movimientos independientes mínimos y movilidad corporal. Puede manejar su propia silla de ruedas empleando un joystick y puede hablar, pero fue muy difícil de entendeler. Sin embargo, es un joven muy comprometido y trabaja en una organización que promueve los intereses de las personas discapacitadas en Austria.

Cuando entró en la habitación, estaba claro que se había producido un desarrollo enorme. Se podía ver que su rostro estaba mucho más relajado y sus ojos brillaban de emoción.

Antes de que pudiéramos sentarnos juntos, él y sus padres comenzaron a hablar sobre todos los cambios que había hecho en los últimos meses desde la última vez que nos vimos en junio de 2017. La lista era larga: nos tomó una hora reunirla y no habían terminado de contar la historia. Pero una buena parte de esto está abajo:

– Uso de la mano – ahora estira su brazo y agarra la mano cuando “sacude” las manos – no solo le ofrece una mano rígida e inamovible a corta distancia de su cuerpo.
– Ahora bebe fácilmente de un vaso grande y no derrama nada
– Abre botellas solo y puede beber de una botella.
– Comida independiente.
– Hay un cierre muy difícil que ha aprendido a abrir.
– En el trabajo, él pone la mesa.
– En su lugar de trabajo, a menudo le dan tareas más complejas que hacer por su cuenta.
– Ahora lo envían a comprar en el trabajo, y él va solo y busca la independencia
– Puede usar el cajero automático para obtener efectivo por su cuenta.
– Está extremadamente motivado y ahora quiere hacer todo por sí mismo. ¡Se niega a ser ayudado incluso cuando le lleva mucho más tiempo hacer las cosas a su manera!
– Se quita la chaqueta y puede ponérsela. Más independencia al vestirse.
– Ha aprendido a abrir y cerrar cremalleras.
– Se afeita, lava y cepilla sus dientes solo.
– Ideó cómo propulsar su silla de ruedas solo manualmente, sin usar el joystick. Luego descubrió cómo utilizar la parte superior de su cuerpo y no solo los brazos solos para que cada empuje lo impulse mucho más adelante.
– Ahora puede caminar con su andador sin ayuda, ¡lentamente aunque puede!
– Es mucho más fácil para él leer.
– Su discurso no solo es mucho más claro y fácil de entender, sino que usa más palabras y compone oraciones más complejas.
– Su expresión de imitaciones faciales se ha expandido y florecido.
– Ahora puede estar relajado boca-arriba – no era posible para él estar boca-arriba debido a la rigidez.
– Junta todos los dedos frente a su cuerpo.
– Doble las manos fácilmente.
– Él puede sentarse por sí mismo sin apoyo.
– Puede jugar con una pelota y hacer otras actividades cuando se sienta libremente.

 

¡Y un gran abrazo con Johannes también fue posible!

En el Assessment también pudimos observar que su cuerpo comenzaba a volverse mucho más suave y menos rígido. Además uno podría ver:

– Aparecen divisiones de cintura que permiten la movilidad de la cintura
– Liberaciones de cadera que permiten el movimiento de la pierna en la pelvis
– Divisiones dentro de su tórax que permiten una gran mejora en la respiración.
– Relajación general
– Mejora de la movilidad de los hombros y los dedos
– Mejora de la relajación de los pies, las piernas y las piernas
– Relajación del cuello que permite una mejor movilidad de la cabeza

Los padres comentaron que no ha mejorado en ninguna función en años previos a ABR y que también es una expectativa para los jóvenes graves con parálisis cerebral como él, que simplemente empeoraría con la edad y el tiempo. También están muy sorprendidos de cuánto ha cambiado.

Esto no significa que no haya mucho que aún se pueda lograr o que se necesite trabajar con las aplicaciones ABR, pero es maravilloso ver que un joven de 25 años con un nivel V de parálisis cerebral puede hacer tales mejoras fantásticas. en el programa ABR en un lapso de tiempo tan corto.

¡Gracias Christian por dejarnos compartir tu historia!

 

El enfoque “Giro de 180º” respecto al sentado independiente

Una madre nos pidió que le expliquemos lo que ABR llama “el enfoque U-Turn para el sentado independiente”.

ABR es una técnica que se ocupa de las debilidades del tejido conectivo en el esqueleto y aporta mejoras estructurales a los niños con trastornos musculoesqueléticos y del movimiento. La explicación siguiente intenta sentar las bases para un correcto entendimiento de cómo las mejoras estructurales se traducen en mejoras de la función.

El niño no puede sentarse de forma independiente. ¿Cuáles son las fases que tiene que pasar para poder sentarse de forma independiente? ¿Cómo vamos a ser capaces darnos cuenta de las mejoras cuando comiencen a aparecer?

La velocidad de las transiciones de una etapa a otra dependerá de la gravedad de la situación del niño. Un niño levemente afectado va progresar de tal manera que los padres a lo mejor ni siquiera lo noten. Los padres se darán cuenta de la aparición de funciones más dinámicas como son: rodar, gatear y arrastrarse, así como el surgimiento de las transiciones de una posición a otra. En el caso de un niño más gravemente afectado, estas etapas se mostrarán de forma más gradual.

En la descripción que sigue a continuación, utilizamos el sentado como un ejemplo, pero este ejemplo podría aplicarse a muchos otros movimientos y funciones complejas.

Lo que ABR demuestra repetidamente es que cuando el camino directo a un sentado independiente está cerrado para el niño, puede usarse el enfoque “U-Turn” (Giro de 180º) y aun así lograr el sentado de forma independiente.

Por otro lado, si el niño no muestra ningún movimiento en la columna, si el tórax es demasiado débil, y todo el cuerpo responde como un solo bloque con respecto a los cambios de posición – el niño nunca va a aprender a sentarse independientemente, sin importar la cantidad de estimulación cerebral y del entrenamiento que reciba el niño.

El enfoque del “Giro de 180º” describe los pasos funcionales que van a aparecer en el proceso que va a llevar al niño hacia la función de sentado independiente.

Normalmente el problema se analiza como:

Si pusiéramos al niño en posición sentada en un taburete y nos alejáramos, el niño se caería. Podríamos decir: “Bueno, su cerebro está dañado y el cerebro envía señales pobres al cuerpo. Por eso no puede sentarse. ” Entonces lo que se intenta es entrenarla a que se siente de la forma que sea posible – y ésta es la base de la mayoría de los programas de rehabilitación.

Pero esto no ayudará a que el niño avance. Tenemos que mirar más hacia dentro para encontrar los elementos que faltan para que pueda sentarse de forma independiente, y luego planear una estrategia para conseguirlos. Podemos ver que el niño inicia la caída normalmente mediante una tensión corporal o con reacciones de protección. Muchos niños parece que se “lanzan hacia atrás”. Pero al iniciar la caida, no son capaces de detenerla o frenarla. El movimiento en una persona sana no se basa solamente en la posibilidad de iniciar un movimiento sino también en la habilidad de detener o frenar los movimientos en cualquier posición y en (casi) cualquier aceleración.

Inicialmente, si el niño empieza a caer, lo va a hacer con una caída acelerada. No tiene una simple caída siguiendo la fuerza de la gravedad, sino que cae con velocidad creciente. Esto se debe al hecho de que cuando lo ponemos en posición sentada, lo hacemos contra la resistencia inherente de su cuerpo. Esta resistencia es el resultado de una combinación de factores tales como la espasticidad en la espalda y el acortamiento fascial –  que generan una tensión elongada cuando se pone al niño en posición de sentado. Tan pronto como se elimine el apoyo externo, la tensión a lo largo de la espalda vuelve a la posición neutral causando que la velocidad de su caída acelere. Podemos notar reacciones como de “chasquido”.

Igualmente, el niño no ha podido “indexar” toda esa variedad de posiciones que una persona sana tiene en relación con la posición de sentado. Toda esta enorme variedad es totalmente desconocida para el niño. Su culo no se agarra a la superficie en la que está sentado y todo su cuerpo se pone en una reacción protectora. Cuando se tensa todo su cuerpo, el niño se “dispara”

Y cuando hace esto, simplemente es incapaz de frenar la caída.

  1. Si queremos que se mejore, tenemos que ayudarlo a pasar por varias fases. Lo primero que tiene que ocurrir es caer con una caída simple, flexible y suelta. Esto aparecerá cuando la espasticidad y la rigidez fascial comienzan a liberarse, y es – por lo tanto – el resultado del fortalecimiento y de la remodelación del tejido conectivo. Esta ya es una mejora profunda e importante, pero todavía no es una mejora de la función. Normalmente los padres no se dan cuenta de que el niño está pasando por esta etapa.
  2. El siguiente paso es hacerlo capaz de frenar su caída. Aún ha logrado la fuerza necesaria para frenar la caída del todo, pero si – por ejemplo – iniciamos un cambio en su posición, el niño nos mostrará que está tratando de frenar la caída.
  3. A partir de entonces el niño tendrá control de la caída en algunas posiciones pero todavía no en todas. El niño todavía no puede sentarse independientemente, pero si cambiamos su posición de sentado, el niño no se caerá irremediablemente, sino que será capaz de detener la caída en algunas posiciones entre la vertical y la totalmente horizontal.
  4. Después de llegar a esta etapa, el siguiente paso es muy grande y es cuando el niño comienza a realizar los movimientos de contrabalanceo. Un movimiento de contrabalanceo es un movimiento que equilibra a otro movimiento corporal con el fin de evitar la distorsión del cuerpo o la pérdida del equilibrio. Mostramos las etapas del desarrollo de contrapeso iniciando un movimiento utilizando un segmento – por ejemplo, la cabeza o parte superior del tronco o la pelvis. Si el niño comienza a mover parte del cuerpo hacia la posición inicial mientras que otro segmento del cuerpo permanece quieto o se mueve en sentido contrario, entonces los movimientos de contrabalanceo están comenzando a aparecer. De hecho, todos nuestros cambios de posición, y sobre todo caminar, implican un estado muy desarrollado de los movimientos de contrapeso. Con respecto a un niño que todavía no ha alcanzado un sentado libre e independiente, la realización de algunos movimientos de contrapeso nos muestran que el niño se está acercando a ser capaz de sentarse sin ayuda. Normalmente en esta etapa, el niño empieza a sentarse solo o con soporte de sus brazos cuando se les pone en posición sentada.

En el camino hacia la consecución de los movimientos de contrapeso, el niño por supuesto mejorará significativamente en la fuerza del tronco y su estabilidad, en la posición pélvica, en la fuerza y la movilidad de la columna vertebral, así como va aumentar la segmentación corporal. El niño empezará a mostrar movilidad en la parte superior del cuerpo independiente de los movimientos de las extremidades, es decir, brazos y piernas. La cabeza tendrá que lograr una movilidad independiente del tronco y el tórax tiene  que tener una movilidad independiente con respecto al abdomen, etc.

En este sentido, hay que entender que la capacidad de realizar movimientos segmentados de unas partes del cuerpo con respecto a los demás es esencial para conseguir un sentado independiente. Mientras que los distintos segmentos – la cabeza, cuello, pecho, abdomen, brazos o piernas – estén fusionados y se muevan como una unidad, la posibilidad tanto de “frenado” del movimiento como de un movimiento de contrabalanceo no estárn disponibles para el niño.

Para resumir, se puede decir que el niño tiene que pasar por las etapas de:

  1. Una caída simple y suave
  2. Disminuir la velocidad de la caída iniciada
  3. Conseguir parar la caída comenzada
  4. Movimientos de contrabalanceo
  5. Mantener la posición de sentado por periodos cortos  – o más largos – en su camino a lograr un sentado libre e independiente.

Esto describe el enfoque “U-Turn” (Giro 180º) que puede conseguirse con el trabajo ABR en condiciones en las que, de otra forma, hubiera sido imposible.

This entry was posted on 6. April, 2017

 

EL agua y la hidratación

water 1

Estamos en verano y disfrutamos con el buen tiempo. Al igual que es fantástico para un niño con una lesión cerebral experimentar los rayos del sol en su piel y estar en la calle sin llevar ropa extra, esta época del año nos trae retos adicionales si los padres no estamos atentos.

El post que sigue no solo es importante en el verano, pero quizás es una de las piezas de información más importantes para cuidar adecuadamente de vuestro hijo con PC. ¡Y puede implementarse inmediatamente!

Los padres de miles de niños con lesión cerebral nos dicen constantemente: “al niño no le gusta beber, y sobre todo no le gusta beber agua”.

Para un evaluador ABR que hace las evaluaciones de los niños, esto no es en absoluto una sorpresa. Incluso nos entretiene escuchar las historias de cómo los padres se las ingenian para que sus hijos beban algo en el día, pero pocos padres han conseguido desarrollar unas rutinas de hidratación exitosas. Desafortunadamente, la mayoría de padres se adaptan al nivel de sed de su hijo.

Pero el tema principal que los padres de un niño con PC tienen que tener en mente s que una vez que el cuerpo de su hijo está deshidratado, ya no siente la sed. Así que es increíblemente importante para la toma de agua y la hidratación, que los padres no sientan la tentación de “seguir al niño”. La mayoría de padres simplemente lo hacen y es por supuesto algo normal. Estos niños tienen tantos problemas que la negativa a beber parece algo sin importancia. Pero, especialmente por la hidratación, ¡los padres tienen que saber que ellos saben más, mucho más, que su hijo! Solo los padres pueden regular la toma de agua de su hijo y especialmente para uno que ciertamente ya está deshidratado.

water 2El agua es el origen de toda la vida y posee cualidades dinámicas

Los padres tienen que saber y recordar que el agua y los flujos de líquido son la base de todos los procesos vitales que ocurren en su hijo. Al mismo tiempo, una pequeña deshidratación tiene un efecto cascada enorme sobre la totalidad del sistema corporal de su hijo.

  • Cuando ocurre la deshidratación y se reduce el volumen global de agua en el cuerpo, esto produce una reducción del volumen sanguíneo central y por lo tanto también en el fluido de sangre a nivel de la piel.
  • La disminución del volumen sanguíneo causa entonces un incremento compensatorio en el ritmo cardíaco, que provoca a su vez una disminución en el volumen sistólico (la cantidad de sangre que expulsa el corazón). Esto se debe al incremento de ritmo cardiaco y al menor tiempo de rellenado que tiene el corazón.
  • ¡Recuerda el incremento en el ritmo cardiaco! Muchos niños con PC tienen taquicardias. Antes de darle medicación para esta situación, ¡intenta incrementar el nivel de hidratación!

El agua es esencial para todos los procesos vitales. Es importante darse cuenta  de que el flujo de los fluidos entre los tejidos y el flujo capilar es la estimulación de los tejidos esencial para la regeneración y renovación de los tejidos. Este movimiento de intercambio de fluidos tiene un efecto remodelador sobre los tejidos. Cuando los tejidos se secan y se reducen los conductos para el flujo de sangre capilar, entonces los tejidos van a verse empujados a un lento y continuo proceso de degeneración. Para un niño con desórdenes en el movimiento, la reducción sistemática del fluido en los tejidos es uno de los factores principales que reducen su desempeño general. ¡También es responsable del incremento de la tensión en las articulaciones y de la espasticidad!

Ya hemos escrito suficiente sobre la importancia de tomar agua. Podríamos continuar con muchos más aspectos, pero los padres y cuidadores deben ser capaces de ver la conexión entre la toma suficiente de agua y el desarrollo y la salud de su propio hijo.

Algunos signos de deshidratación son fáciles de reconocer:

  • El color de la orina es el más significativo. En vez de ser de un amarillo verdoso, se vuelve de un brillante amarillo anaranjado, o incluso peor de un marron amarillento. Cuando el color de la orina está en este rango, es un signo claro de que el niño ha bebido muy poco. Si es niño está usando pañales desechables, puede ser complicado discernir el color. Aquí los padres tienen que ser creativos y quizás utilizar un pañal de tela para ver el color.
  • El olor de la orina – si huele es un signo de deshidratación.
  • Si el niño huele mal (y muchos niños con PC tienen mal olor) – esto tampoco es una buena señal. Los niños sanos correctamente hidratados no huelen.
  • Mareos y dolores de cabeza. Muchos niños no pueden expresarnos estos temas, pero seguro que tienen estos síntomas
  • Confusión
  • Piel seca, brillante o fina como una hoja de papel en la que pueden verse claramente el color azulado de las venas.

Por otro lado, si uno consigue un poco de diligencia en que el niño beba, el resultado de lo que puede verse como una batalla puede ilustrarse con uno de nuestros niños de Hungría.

Los padres trajeron su hija a una de nuestras largas pre-evaluaciones y encontramos que la niña no bebía prácticamente nada. Además, la niña tenía otros problemas como:

  • Somnolencia
  • Masticado y tragado – les llevaba medio día hacer que terminara sus comidas.
  • Beber
  • Estreñimiento
  • Reflujo
  • Crisis
  • Cambios repentinos de humor
  • Cansancio
  • Problemas de atención, etc

Seis semanas después, nos volvimos a encontrar para una evaluación ABR completa antes de que iniciaran la formación en ABR. En esta reunión, descubirmos que la madre se había tomado muy en serio nuestras recomendaciones respecto a beber y había intentado incrementar la toma de agua al menos a un litro por día para una niña pequeña. Lo más sorprendente de todo fue la larga lista de mejoras que los padres nos dijeron aparecieron espontáneamente durante esas cortas semanas simplemente incrementando la toma de agua.

  • La niña empezó a dormir por las noches.
  • El estreñimiento desapareció.
  • Se redujo significativamente el reflujo
  • La niña empezó a poder tragar y masticar casi normalmente. El tiempo necesario para las comidas se redujo a un tiempo “normal” en el que la niña terminaba a la vez que los padres.
  • Se redujeron el nivel de las crisis y casi desaparecieron.
  • Mejoró su función motora
  • Mejoró la producción de sonidos
  • Empezó a intentar comunicarse.

Esta historia ilustra la importancia extrema de una buena hidratación para un niño con parálisis cerebral.

¡Los padres tienen que prestar atención a la hidratación en todo momento! No debe haber ni un solo día en que su hijo no tenga lo suficiente para beber.

Si el niño está deshidratado por mucho tiempo – y este es el caso de la mayoría de los niños con lesión cerebral – no podemos esperar que la sed aparezca. Las células en el cuerpo se han acostumbrado a un intercambio de líquidos mínimo. Va a llevar su tiempo el que el agua introducida empiece a moverse consistentemente por todo el sistema – ¡pero no abandonéis!

Tenéis que ser consistentes y desarrollar una estrategia.

Algunos métodos que funcionan son:

  1. Ofrecer los líquidos al menos cada media hora. De esta forma, el niño se acostumbra a tener líquido en su cuerpo.
  2. Si hay problemas en conseguir que el niño tome líquidos por la boca, probad usando variaciones de botellas, tazas, jeringuillas o incluso sprays al principio.
  3. Si el niño se niega a beber, pobad a usar una jeringuilla y descubrid dónde poner el agua en la boca para que el niño no se atragante y pueda beberlo. O usad un bote de sprays y simplemente echad el spray con agua en su boca.
  4. Tened un objetivo realista de cuanto incrementar la toma de líquidos semana tras semana. Incrementad en aproximadamente 100ml cada semana hasta llegar a la toma de agua diaria deseada.
  5. El sabor puede ser importante. Si el agua tiene algo de sabor, el estómago reaccionará inmediatamente facilitando la ingesta. Si el niño simplemente rehusa beber agua, añadid un poco de zumo no azucarado o caldo. El sabor puede ser importante para ayudar el tragado del agua y puede ser necesario al principio añadir algo de sabor.
  6. Hay muchos alimentos saludables que pueden usarse como espesantes si todo lo demás no sirve. Esto ayuda a que el niño que tenga muchos problemas para tragar agua pueda tomar los líquidos cuando entran en la boca. Agar agar, Psyllium, semillas de chía… pueden usarse como agentes espesantes del agua. También el arrurruz. No recomendamos la goma xantana, ya que es un aditivo industrializado (podéis leer aquí – en inglés: https://draxe.com/what-is-xanthan-gum/)

Diane Vincentz
ABR Denmark
Director

This entry was posted on 2 August, 2017

 

Bienestar invernal con ABR

La nieve está cayendo y el viento sopla fuerte aquí en Dinamarca. Antes de conocer ABR, el invierno era una época de continuos malestares de garganta, bronquitis, infecciones de oído y neumonías. El trabajo con ABR cambió esta situación significativamente para mi hijo Gawain, pero también mantiene a toda la familia mucho más saludable porque podemos reaccionar rápidamente ante los resfríos y gripes venideros.
Muchas de nuestras familias en ABR no saben que algunos de los ejercicios básicos pueden ser aplicados para enfermedades agudas de invierno como bronquitis, dolores de garganta, otitis y neumonía. De hecho, uno podría incluso decir que para un niño con Parálisis Cerebral, estas aplicaciones de ABR son realmente las mejores “acciones de primeros auxilios” en caso de ocurrir cualquiera de las enfermedades previamente mencionadas. Para un niño saludable o adulto, uno comúnmente puede ayudar con dolores de garganta o bronquitis con unos cuantos minutos de estas técnicas de ABR.
Las aplicaciones pasivas de ABR (excluyendo PAVES y los ejercicios activos hechos hacia arriba que requieren la participación activa del niño) no pueden compararse a ejercicios de gimnasio o entrenamiento. Cuando un niño se enferma, es una reacción normal de los padres “darles un descanso” de los ejercicios de ABR. Pero esta reacción instintiva, que sería muy apropiada para cualquier otro tipo de entrenamiento, no sirve realmente a las necesidades básicas del niño y olvida el hecho de que en casos de enfermedad, el niño con necesidades especiales es aún más vulnerable cuando se enfrenta a resfríos comunes en comparación con un individuo saludable. Generalmente requieren y pueden beneficiarse inmensamente de este “cuidado biomecánico” extra para poder sobreponerse a una simple bronquitis o resfrío e impedir el desarrollo de una bronquitis más seria o neumonía.
Los ejercicios de ABR no causan un gasto energético para el niño, todo lo contrario, por el camino de la mecanotransducción, sirven como una fuente adicional de energía a la cual el niño no tendría acceso de otra manera.

Compresas biomecánicas y apósitos

Tradicionalmente, resfríos, gripes y dolores de oído han sido tratados exitosamente con remedios caseros. El uso y conocimiento de estos remedios ha sido ampliamente olvidado, pero su efectividad perdura para quienes saben cómo aplicarlos.
Sustancias como cebollas, papas hervidas, queso quark, repollo, limón y semillas de mostaza negra se han usado tradicionalmente con buenos resultados por cientos de años. Antibióticos, que tienen dudosos efectos a largo plazo, llevaron a los remedios naturales casi al olvido. Estas compresas son bastante fáciles de aplicar, pero implican algo de conocimiento sobre cómo hacerlo y generalmente consumen tiempo.
Por otro lado, para un padre equipado con las herramientas de ABR como toallas, construcciones de espuma y pelotas suaves, uno puede ponerse a trabajar inmediatamente sin sustancias enredadas en la cocina, y ayudar al niño a recuperarse más rápido. Para los niños con necesidades especiales, los métodos ABR ofrecen incluso una mejor ayuda que los antiguos remedios y compresas de antaño.
Dolores de garganta: Generalmente no es fácil detectar el dolor de garganta en un niño no verbal. Incluso un niño saludable que habla no siempre les dirá a los padres que experimenta dolor de garganta. A veces, uno puede oír su voz un poco más ronca, pero no siempre. La detección temprana de un dolor de garganta es importante porque comúnmente puede llevar a bronquitis o neumonía, y es mucho más fácil despedirse de ellos si uno los detiene temprano al nivel de la garganta.
El ejercicio 3Q básico con forma de U es una excelente aplicación para los dolores de garganta. De hecho, uno siempre debiese tener la construcción para el ejercicio en U preparada y lista para usar en los meses de invierno. Si el niño llora por un dolor de garganta, o si miran la garganta con una pequeña linterna y ven que la parte posterior está muy roja, entonces debiesen hacer transferencias frecuentes con el ejercicio en forma de U para detener el resfrío a este nivel antes de que se vuelva un problema respiratorio más abajo.
Si uno mismo tiene un dolor de garganta es posible tomar la construcción para el ejercicio en forma de U y aplicar el ejercicio por 10 ó 20 minutos hasta que el dolor se calme. Largos movimientos mezclados con movimientos de oscilación rítmicos funcionan mejor.
Bronquitis: es importante detectarla y tratarla en un niño con Parálisis Cerebral lo antes posible debido al peligro de desarrollar una neumonía. Muchas familias escogen ir rápidamente al hospital cuando aparece una bronquitis, dejar que el niño reciba altas dosis de antibióticos, que cuando se dan repetidamente, sirven para debilitar más el sistema inmunológico del niño. No todas las familias tienen acceso a un buen médico homeopático, naturista o antroposófico que los pueda aconsejar y dar apoyo a los padres en el tratamiento de estas enfermedades sin el uso de antibióticos.
El primer tratamiento para la bronquitis con ABR consiste en aplicaciones frecuentes en el Pecho tanto de 3Q como de Rollado (SSBR).
  • 3Q: usando una construcción tipo melón grande. Se puede trabajar la parte superior e inferior del tórax por varios periodos cortos durante el día. Utilizar movimientos largos y también periodos de movimientos oscilatorios rítmicos.
  • SSBR: debiese hacerse en el tórax anterior y posterior. Adicionalmente, especialmente si el niño no puede toser o no lo hace exitosamente, debieran agregarse las técnicas “palmoteo”. Esta técnica se ha hecho por siglos y uno puede aumentar su efectividad de simplemente palmotear el pecho, poniendo unas capas de napa/guata y toallas entre la palma y el pecho del niño. La muñeca está relajada y la mano puede caer con todo su peso sobre el pecho. Este palmoteo debiese hacerse frecuentemente, al rededor de todo el tórax: frontal, lateral y posterior. También ayuda a soltar mucosidades que están alojadas en el sistema bronquial.
Padres que han aprendido los ejercicios PAVES también pueden combinar lo anterior con breves intervalos de posicionar al niño en el balón de gimnasia o el maní (physio roll) junto con una almohada de memoria suave. Las aplicaciones oscilantes se pueden hacer con el niño en varias posiciones descansando en su tórax sobre la almohada y el balón. Entre las manos de los padres y el niño, se pueden poner algunas capas de guata/napa y espuma de respaldo.

Oscilaciones:

  1. Pre-compresión, un profundo volumen de contacto.
  2. Pausa.
  3. Rebotes pequeños, cortos y oscilantes que comienzan desde abajo.
  4. Entre 50 y 100 oscilaciones en cada posición.
Si a pesar de todos los esfuerzos el niño tiene neumonía, las aplicaciones anteriores también son recomendables.

Infecciones de oídos:

  • 3Q: usar un melón de tamaño mediano que cubra un área suficiente del oído.
  • SSBR: usar un estuche relleno con espuma de balón y una pelota pequeña como el kiga overball para rolar el área, especialmente hacia arriba y abajo hacia la cara.

This entry was posted on 12 September, 2016

 

LAS MANOS Y LOS PLES 

Todos los padres de niños con necesidades especiales prestan un énfasis y una atención especial a lo que está pasando con las manos y los pies de su hijo.

Por un lado, esto es debido al hecho de que estas son las zonas más obvias del cuerpo – ¡son las que sobresalen! Que si los pies están girados hacia dentro, que si la mano se tuerce y no es útil para agarrar objetos, comer y jugar… Bueno, entonces los padres y los terapeutas se centran en esa mano o esa pie. Tratan de estimular al niño para usarlo mejor, tratan de estirarlo, tratan de masajearlo – todo para tratar de llevarlo a su sitio.

El método ABR toma una avenida totalmente diferente. En primer lugar uno trabaja en la comprensión y el reconocimiento! Tratamos de adentrarnos un poco más en la evaluación de la dificultad de la “mano” o el “pie” en sí mismos, por ejemplo.

¿Qué pasa en una mano retorcida? La mano siempre nos lleva de vuelta a la cintura escapular y al cuello. Cuando se ve una mano torcida o con contracturas, no hay duda de que las limitaciones se pueden encontrar más arriba, en la vertical de las conexiones del cuello y la columna vertebral. Cuando la columna cervical es débil, entonces necesita comenzar a usar y movilizar los brazos y las manos para conseguir la estabilidad. Los brazos se convierten en estabilizadores, porque lo más importante que hay que hacer es proteger el cuello y mantener la cabeza estable.

Los profesores del movimiento que han trabajado con niños pueden recordar haber visto lo siguiente: un joven o un niño que corre con al menos un brazo doblado cerca del cuerpo. Uno puede preguntarse: “¿qué está haciendo? ¿Por qué corre así?”

Tan pronto como uno reconoce que incluso un niño saludable puede andar con uno o ambos brazos retorcidos cerca del pecho para proteger las evidentes debilidades en su cuello, entonces la extraña posición de los brazos y las manos de niños con Parálisis cerebral y condiciones relacionadas, puede relacionarse con lo que realmente está pasando en la base estructural: son todos los intentos naturales para proteger y para estabilizar las débiles conexiones entre la cabeza y el cuello.

O si mi cabeza se tambalea, porque el cuello es débil, puedo entonces crear estabilidad para el cuello al bloquear las conexiones horizontaesl largas de los brazos que, de otra manera, crearían más caos a mi tambaleante cabeza. En lugar de permitir que las conexiones horizontales de los brazos arruinen toda la estabilidad que yo pueda encontrar en mi cuello, los reclutaré bloqueándolos para agregar un poco de estabilidad a mis débiles conexiones verticales en el cuello.

Esta es la comprensión básica de las manos retorcidas, las manos dobladas, y de los pies girados. Los niños con necesidades especiales tienen un genio interno que busca las maneras de estabilizar la cabeza, aunque estos intentos no hayan sido eficaces e incluso aunque haya maneras mucho mejores de conseguir la estabilidad en la cabeza.

Para los inspirados en ABR, lo que podría llamarse Entendimiento Informado Bio-Tensegral,está claro que es necesario ayudar al niño con las manos retorcidas y/o contracturas de los pies en los niveles superiores del cuerpo empezando con las conexiones verticales, específicamente en la columna, antes de poder esperar cualquier cambio significativo en la posición o el uso de las manos o los pies. Cualquier estiramiento, inyección de toxinas, cirugía o intervenciones ortopédicas solo tendrán un efecto a corto plazo limitado si uno no puede abordar el problema en su raíz.

Por otro lado, una vez que las manos o los pies se han tensado de forma permanente en una posición pobre, por desgracia se convierten en una carga adicional para el niño o adulto. Han estado tratando de hacer el trabajo de su cuello o su pelvis débil durante años y esto les ha llevado a un estado de rigidez permanente más comúnmente llamado espasticidad. Estas manos y pies espásticos sin embargo, no permiten que el niño libere todas las tensiones generadas en su día a día a través de los brazos y las piernas. Normalmente una persona puede soltar una inmensa cantidad de tensión simplemente caminando, haciendo algo con las manos, o gesticulando cuando habla. Las manos y los pies de un niño con necesidades especiales – en lugar de ser capaz de moverse, balancearse en su día a día y liberar las tensiones, terminan siendo recogedores de tensión y creando tensión adicional para un cuerpo ya demasiado tenso.

Los padres de los niños con necesidades especiales saben que el niño siempre está acumulando tensión – cuando está feliz y emocionado, cuando está nervioso, triste o con dolor – las tensiones se exhiben en las piernas, en las manos, en la mandíbula, en el cuello –

Se genera un círculo vicioso – y el niño no puede salir por sí mismo. Necesita ayuda desde fuera porque él no puede prestársela a sí mismo.

La estrategia de ABR, en este caso, no es sólo fortalecer las conexiones verticales al nivel de la columna vertebral, sino también reducir los efectos negativos de las tensiones de los pies y las manos. Las tensiones que se acumulan y no se pueden liberar tienen un efecto negativo a largo plazo en el individuo, aumentando la rigidez, la fibrosis de los tejidos , la incomodidad… una y otra vez.

Las nuevas aplicaciones desarrolladas por ABR- como “power socks”, los vendajes, el “Osteo-tapping”, el “Rerverse Squeeze” en las manos y los pies – todos estos están diseñados para favorecer la liberación de las tensiones en las articulaciones periféricas.

Los niños ABR ya se han beneficiado de los esfuerzos de sus padres con logros más rápidos y mejoras en cómo agarrar objetos, comiendo ellos solos, usando los brazos para soportar su peso, mantenerse de pie independientemente.

¡Vemos estas mejoras con alegría y felicitamos a las familias ABR por su enorme esfuerzo!.

This entry was posted on 15 July, 2016